Planificación Sin Diagnostico Ambiental, Diagnostico Ambiental Sin Cambio Climático, Desarrollo Sin Planificación ¿Suicidio Colectivo O Genocidio Transgeneracional?

Imprimir PDF
 

Bonnie Vargas Arze*

 

… al final, lo cierto es que solamente se tendrá un minimo de garantía para el desarrollo digno de Cochabamba, si se cuenta con gestores públicos idóneos y capaces de fundamentar mediante planes, programas y proyectos asignaciones presupuestarias para un Departamento sostenible, sin ello, Cochabamba seguirá inmersa en la agonía del desastre ambiental que la está destruyendo.

 

 

La planificación para el manejo de un territorio, sea urbano o rural – dirigido al desarrollo humano, social y ambientalmente digno y sostenible en el tiempo –,  no puede darse si no se cuenta, como instrumento base, con un Diagnóstico Ambiental serio que considere factores que garantice derechos humanos  ambientales, donde la persona de hoy y del mañana viva  en paz.

 

Un Diagnóstico Ambiental adecuado es lo que cualquier territorio requiere para garantizar un mínimo de desarrollo con soberanía y seguridad. No así, un Diagnóstico Ambiental que es plagio a un  Plan de Desarrollo Económico y Social – PDDES de una Prefectura  (hoy Gobernación), como el caso de Cochabamba en la gestión 2002 (único diagnóstico existente a la fecha financiado por el BID). 

 

La consideración ambiental para la planificación es fundamental en continuidades ecológicas manejadas como sistema orgánico por encima de divisiones político administrativas, por ello, la identificación del comportamiento de factores naturales, sean bienes o recursos, resulta la columna vertebral no solamente para la vida del territorio  (se incluye a sus habitantes) objeto de  planificación, sino para las áreas directas e indirectas de influencia; la consideración de la “Ecología Humana” en consecuencia es también factor determinante para la planificación del territorio.

 

Por seguridad social y responsabilidad histórica, las políticas y estrategias de desarrollo deben planificar el manejo del territorio evitando la discrecionalidad e improvisación, mas aún la presión sectorializada que emerge del clientelismo político ya que constituye la base y fuente de recursos naturales vitales  que  importan a la sostenibilidad de la población y ejercicio de Derechos Humanos, incluidos Derechos Ambientales y Transgeneracionales.

 

La elaboración de proyectos de desarrollo – sean productivos, de infraestructura o sociales entre otros, y denominados “mega” o pequeños - sin considerar el estado situacional ambiental actual y futuro, resulta irresponsable y hasta criminal. La ejecución de éstos puede llevar al uso indebido, ineficiente e ineficaz de recursos del Estado por la generación de incertidumbre e incremento de riesgos de toda naturaleza, tanto ambientales que erosionan la seguridad  socio ambiental con multiplicadoras consecuencias, como económicos.

 

Actualmente, en Cochabamba, una Estrategia Departamental de Adaptación y Mitigación frente al Cambio Climático como instrumento transversal para la gestión del territorio en la Gobernación y Municipios no existe pese a la extrema necesidad. Adicionalmente, no se cuentan ni se consideran estudios locales de impacto del Cambio Climático actual y de proyecciones futuras, la falta de dicha estrategia y de estudios de impacto impide que se pueda contar con indicadores necesarios para la elaboración básica de planificación y desarrollo sostenible; mucho menos se puede desarrollar estrategias efectivas que garanticen la seguridad ambiental futura.

 

Como consecuencia de inexistencia de la Estrategia citada, se genera riesgo mayor y creciente sobre la seguridad alimentaria y  por tanto sobre la soberanía nacional, ya que la productividad doméstica se deteriora y se incrementa la dependencia de otros países para la alimentación, lo cual a su vez condiciona las políticas internas a dicha dependencia internacional de donde el mayor perdedor es el medio ambiente boliviano en un perverso circulo vicioso extractivo de recursos naturales y degradador el patrimonio natural.

 

La Estrategia de Adaptación y Mitigación se puede realizar únicamente si se cuenta con un Diagnóstico Ambiental que como ejemplo en un proyecto relacionado con el agua,  permita tener certeza sobre caudales de agua disponible, sean aguas subterráneas, superficiales, acumuladas y de reservas o proyectadas, así como los tipos de suelos y su condición cualitativa y cuantitativa al momento de planificar y elaborar sistemas de riegos (represas, atajados, canales, reservorios, etc.), al  margen de tener certeza de que es lo que se va a regar o en que se va usar el agua y el impacto del futuro inducido.

 

 Uno de los principales objetivos del Diagnóstico Ambiental es identificar el estado situacional  de los elementos y recursos de la naturaleza, particularmente elementos y bienes  vitales  que se encuentran en el territorio. Esta identificación incide en la cantidad, calidad, estado, relaciones, procesos para el manejo, recuperación en caso de degradación, mejoramiento, legislación aplicable en el contexto nacional e internacional (Tratados y Convenios), flora y fauna, etc., de manera que se tengan todos los elementos necesarios para definir una estrategia de desarrollo sostenible válida, la cual debe realizarse mediante un Plan de  Acciones Medioambientales como instrumento básico para determinar el manejo del territorio como directriz vinculante estructurada, minimizando los riesgos de improvisación en programas y proyectos como sucede al presente.  

 

Cochabamba como Departamento y como Ciudad (Provincia Cercado), es un ejemplo donde abunda la improvisación respecto a obras desarrollistas de infraestructura que no satisfacen necesidades  humanas y sociales estructurales transgeneracionales. Lamentablemente, es donde la Ley del Medio Ambiente y Reglamentos e inclusive la nueva Constitución Política han sido y son conculcadas impunemente, principalmente por autoridades. Así, Cochabamba se ha convertido, mas que en una región sostenible, en un territorio ambientalmente insostenible en todas sus variables y en territorio de tránsito para el comercio privado y estatal departamental, nacional e internacional, paradójicamente de  recursos naturales y derivados en general a costo de mayor degradación irreversible del sistema ecológico.

 

Dentro de toda consideración expuesta, importa resaltar  el círculo de factores que se debe considerar al momento del manejo del territorio en su real dimensión: existe manejo del territorio apropiado si existe planificación apropiada, esta solamente existe si se cuenta con indicadores resultado de un Diagnóstico Ambiental y Planificación Ambiental que serán adecuados en la medida en que se consideran, entre todos sus factores, los factores del Cambio Climático, esto se obtiene solamente si se otorgan asignaciones presupuestarias necesarias para la planificación del manejo del territorio dentro la gestión pública en el marco del desarrollo sostenible.

  

*Egresada de Derecho, experiencia de 19 años  en materia jurídica ambiental, miembro y fundadora de organizaciones y fundaciones ambientalistas con vigencia de 10 a 20 años, madre de cuatro hijos (18 a 30 años), varias publicaciones, ha sido autoridad ambiental.

VIDEO - 36 naciones

Advertising

PROYECTO PACHA

SAJAMA

ENCUESTA

CUÁL EL PRINCIPAL PROBLEMA DE COCHABAMBA